¿Qué es la diversificación de inversiones?

diversificación de inversiones

25 Oct ¿Qué es la diversificación de inversiones?

Es el enemigo principal.  Lo que todos los inversores quieren evitar. Nos referimos al riesgo, es decir, la probabilidad de que algo pueda tener un resultado contrario al esperado y, negativo según nuestras expectativas. El riesgo no siempre es el mismo, pues depende de muchos factores pero, son tres los grupos que existen para clasificarlo: alto, moderado y bajo. En cualquiera de estos casos y para combatirlo y salir airoso de estas situaciones adversas, la diversificación de inversiones se presenta como una de las estrategias más interesantes y efectivas.

¿Qué conseguirás a través de la diversificación de inversiones?

Diversificar, según el diccionario, es convertir en múltiple y variado lo que era uniforme y único. Si trasladamos esta definición a las finanzas, se trata de repartir tus inversiones en diferentes destinos. Es decir, ampliar las opciones y las variables con el objetivo de reducir el riesgo.

Estudios realizados por Brinson, Hood y Beebowe (1986)  demuestran que hasta el 90% de los beneficios obtenidos de las inversiones se han obtenido gracias al acierto en la distribución por tipo de activo. A través de la historia, podemos observar que los activos no se comportan siempre de la misma forma. En función del momento y el entorno del mercado, la rentabilidad que ofrecen estos activos puede cambiar. Entonces, ¿en qué activo invierto?

 Los 5 tipos de diversificación de inversiones

La diversificación es el principio básico a la hora de operar en mercados financieros. Hay 5 grandes tipos de ponerla en práctica:

  1. Diversificación temporal: se refiere a la compra de acciones de forma periódica y con pequeñas cantidades. Así, no entramos en el mercado con todo el capital disponible si no que esperamos al momento apropiado. Esta diversificación se basa en las fluctuaciones típicas del mercado y combina las inversiones a medio y a largo plazo. Se trata de una estrategia ideal para los fondos de inversión.
  2. Diversificación por sectores: Si algo hay en el mercado actual es, variedad. No hay dos empresas iguales y cada sector tiene sus características particulares. Alimentación, seguros, energía… Tampoco todos los sectores viven de la misma forma los ciclos económicos o las crisis que se desatan. Así, diversificar según este criterio permite salvar los posibles daños que afecten a un sector determinado.
  3. Diversificación por empresas: Invertir solo en una compañía implica estar expuestos a su evolución. Si los resultados no son positivos, nosotros, como inversores, también saldremos perjudicados. En cambio, si invertimos en varias empresas, podremos salvar parte de nuestro capital. ¿El problema de esta estrategia? Es más difícil hacer un seguimiento de tus inversiones porque necesitas más información sobre el estado de estas compañías.
  4. Diversificación por divisas: Una estrategia interesante que te sugiere comprar acciones de empresas internacionales que usen distintas monedas. Una diversificación en euros y dólares es una de las opciones.
  5. Y por último, la diversificación geográfica: aunque la economía es cada vez más globalizada, las economías de cada país siguen teniendo sus características particulares. Exponer tus inversiones solo a un país podría suponer un riesgo muy elevado por lo que una alternativa inteligente es acudir a otros territorios. Así, si en uno de esos países hubiera una crisis, nuestro capital no estaría amenazado al 100%.

La diversificación de inversiones es una manera de ganar protección y evitar riesgos. Antes de decidir si ésta es la estrategia que vas a seguir, te recomendamos que analices tu situación con un experto. Juntos, podréis trabajar tu punto de partida, tus objetivos, el nivel de rentabilidad que deseas obtener así como elaborar un perfil de riesgo, teniendo en cuenta factores de relevancia como la edad, el nivel de liquidez o tu empleo. Él te podrá recomendar qué instrumentos son los que más se ajustan a tu perfil.

Uno de los destinos de tus inversiones pueden ser los activos inmobiliarios. En BIP te ofrecemos oportunidades de inversión con la máxima seguridad jurídica y mediante un proceso cómodo y sencillo. Además, como trabajamos con cantidades de inversión desde 50.000 euros, podrás entrar en este tipo de proyectos con un capital más bajo de lo habitual.

Conclusiones sobre la diversificación de inversiones

Cerramos este artículo con algunas ideas clave:

  • Si distribuyes tu inversión, reducirás el riesgo y aumentarás la rentabilidad a largo plazo.
  • La combinación más eficiente dependerá del nivel de riesgo que estés dispuesto a asumir.

Jordi Brun

Socio en BIP Investment Properties