La transparencia inmobiliaria

La transparencia inmobiliaria

28 Sep La transparencia inmobiliaria

De todo se aprende. Los periodos más difíciles son también los que más enseñanzas pueden aportar. Hasta hace no mucho tiempo, el sector inmobiliario vivía una de las peores crisis de la que parecía casi imposible ver la luz y, sin embargo, ahora estamos siendo testigos de una nueva etapa en la que el crecimiento y la positividad marcan el ritmo. Nunca es tarde para hacer balance de estos episodios y no volver a cometer los mismos errores. En este sector, la sociedad cada vez es más exigente. Cuando las personas se convierten en clientes, quieren tener toda la información a su alcance sobre la operación que están llevando a cabo. Para conseguirlo, no hacen falta más esfuerzos o nuevas estrategias. En realidad, basta con un concepto que nunca deberíamos perder de vista: la transparencia inmobiliaria.

Imagina que quieres convertirte en inversor y estás a punto de iniciar un proceso de negociación. ¿Cómo te gustaría que fuera? Si lo hicieras mediante un asesor, ¿qué valores buscarías? Seguramente, una de las cosas que más te preocupe sea la sinceridad entre vosotros porque solo a través de ella conseguirás esa confianza necesaria para tomar decisiones y convertirlos en acciones.

Un proceso claro y sincero. Así debería ser el de tu proyecto. Con toda la información a tu alcance, tanto la que consideras importante como la que no. Con datos detallados, fiables y accesibles. Una operación en la que la se diga la verdad desde el principio hasta el fin. En eso consiste la transparencia inmobiliaria.

En este sentido, la digitalización ha hecho posible que esa información se pueda obtener al instante y desde cualquier lugar. Por ejemplo, a través de una app, los inversores pueden tener acceso a su proyecto a tiempo real para saber cómo evoluciona.

El mayor motivo por el que deberías exigir la transparencia inmobiliaria en tus operaciones es porque solo hay una forma de hacer inversiones: con seguridad.

Además, como inversor, debes saber los pros y los contras de tu proceso de negociación y eso, también implica conocer el riesgo que conlleva para saber afrontarlo.

Sanear el sector de la inmobiliaria es más fácil si lo hacemos entre todos los que participamos. Y es que si el pasado no se puede cambiar, hagamos para que no se vuelva a repetir.

Mercedes Blanco

Socia en BIP Investment Properties