Invertir según la edad: ¿qué es lo más recomendable?

invertir según la edad_portada

13 Nov Invertir según la edad: ¿qué es lo más recomendable?

Uno de los factores que condiciona las inversiones es la edad. Según los expertos, los jóvenes deberían asumir más riesgo mientras que, para los que se acercan a los 60 años, buscar la seguridad y la protección del patrimonio conseguido sería una buena estrategia en etapa vital.  

Cómo invertir según la edad

Si bien es cierto que no existe una relación ideal y exacta entre la edad y el tipo de inversión, sí se pueden hacer algunas recomendaciones para que en función de la cifra que marca los años que has vivido, puedas decidir mejor el destino de tu economía. En cada etapa vital se presentan unas oportunidades que generan unas rentabilidades distintas. Si empezaste a invertir siendo joven y llevas ya tiempo haciéndolo, tú mismo lo habrás podido comprobar.

En BIP no solo tenemos en cuenta este factor. Y es que, a la hora de escoger un proyecto, se deben valorar muchos más requisitos y, por otra parte, no olvidar que el perfil de un inversor es mucho más amplio y va más allá de la edad.

Sin embargo, en nuestro equipo sí somos partidarios de cambiar o, por lo menos, revisar, las estrategias de inversión en función del momento vital en el que te encuentres. Así, el objetivo del inversor joven debería ser el de incrementar el capital y arriesgar en su inversión para obtener mayor beneficio, por ello la renta variable es la más indicada para él. Mientras que en las últimas etapas de la vida, el escenario se transforma y el objetivo es proteger el capital conseguido y aumentar, en la medida de lo posible, la aversión al riesgo. Se trata de hacer un cambio razonable: renunciar a un porcentaje de rentabilidad para seguir disfrutando de lo que ya se ha ganado en un ambiente seguro y de confianza. Es evidente que la renta fija es la opción favorita para este caso.

Una fórmula para invertir según la edad: invierte en renta fija el porcentaje de los años y, el resto, en renta variable. Si una persona cumple 30, deberá invertir el 70% en renta variable, mientras que, una con 60 años, deberá hacerlo un 40%.

Pero, vayamos a cada uno de los segmentos que se tienen en cuenta a la hora de invertir según la edad:

De 25 a 35 años: se recomiendan productos de mayor riesgo, porque si hubiera pérdidas habría tiempo para recuperarse. Es interesante empezar a pensar a largo plazo en una época en la que, por lo general, suele empezar la vida laboral y trabajar la economía del ahorro.

De 35 a 45 años:  la mejor estrategia es diversificar inversiones: un 30 por ciento en renta fija y un 70 por ciento en renta variable sería un ejemplo. Aumenta la estabilidad económica pero también los gastos, que habrá que tener presentes. Las decisiones arriesgadas no son las mejores aliadas.

De 45 a 55 años: se recomienda decantarse por la renta fija hasta el 45 por ciento. Suelen ser años en los que hay más capacidad de ahorro.

De 55 a 65 años. Los gastos se reducen y es momento de disfrutar de lo que se ha conseguido. Para ello, se sugiere aumentar la aversión al riesgo e invertir un 65 por ciento en renta fija, reduciendo la actividad en la renta variable. Los bonos y las acciones son los activos más indicados.

¿Y después de los 65? Esta es una época de decisiones. Llegados a este punto, ¿qué es lo mejor que se puede hacer? Muchos son los que deciden desinvertir para cubrir los gastos que no se pueden cubrir con la pensión. Son típicas las ventas de acciones y el rescate parcial de planes de pensiones. Así, se recomienda invertir un 80 por ciento en renta fija y un 20 por ciento en renta variable.

Adaptarse: la mejor estrategia para invertir según la edad

Pero como decimos, los años no pueden condicionar todas las decisiones o, por lo menos, no de forma completa. La inversión tiene que diseñarse y ejecutarse teniendo en cuenta la etapa vital del inversor pero también otros factores que solo podrán obtenerse a través de un análisis detallado del inversor y del proyecto. Si respetamos esta filosofía y nos decantamos por la diversificación, conseguiremos una mejor distribución de nuestra cartera.  No obstante, sigue siendo recomendable revisarla cada cierto tiempo para valorar si los activos elegidos son adecuados o es necesario plantear algunas modificaciones.

Mercedes Blanco
Socia en BIP Investment Properties